ASPM              Acceso zona privada. Este enlace abre una nueva ventana
 




Documento sin título




· secretaria@aspm.es ·

Plantillas/Modelos GRATUITOS
Modelo de CURRICULUM VITAE

Puede afirmarse que no existe una "estrategia única" para todo aquel que esté en el proceso de búsqueda de un trabajo. Es una cuestión que depende de muchos factores, aunque la estrategia tiene que ser diferente si se trata de la búsqueda del primer empleo de la que debe utilizarse desde una situación de paro laboral y por supuesto, distinta de la estrategia a utilizar cuando se desee cambiar de trabajo. Sin embargo, en todos los casos es determinante la presentación del curriculum vitae.

Generalmente el curriculum se elabora para responder a una oferta específica. Antes de redactar el currículum hay que analizarla para saber los requisitos que se exigen para ocupar el puesto. Una vez hecho esto, se trata de focalizar el desarrollo del curriculum destacando los conocimientos y habilidades que se ajusten a estos requisitos. La tendencia más común es la de describir todas las áreas de experiencia profesional, pero esto puede llegar a ser contraproducente, el empresario no gastará tanto tiempo leyendo todas las descripciones o perderá interés porque no encajan con los requisitos específicos que él considera necesarios. Hay que tener presente que cada empresa quiere cosas muy concretas.

Hay dos apartados determinantes en cualquier curriculum, la educación y la experiencia.

Educación:

Incluye los datos concretos sobre los centros, los años en los que se cursaron los estudios y cualquier otra información que se considere relevante al respecto.

Experiencia:

Si se acaba de terminar de estudiar y no se tiene experiencia laboral, hay que tener en cuenta las prácticas e incluso los trabajos realizados durante determinadas etapas, como vacaciones, etc.

En lugar de creer que la experiencia como vendedora en unos grandes almacenes en temporada de rebajas no sirve, hay que enfocarla para demostrar la habilidad en las relaciones públicas, por ejemplo. Puede que se considere que este tipo de trabajo no despierta demasiado interés en un proceso de selección relacionado con el sector de las telecomunicaciones; sin embargo, se trata de un experiencia válida en la que se aplican muchas de las cualidades que busca un potencial empleador: trabajo en equipo, puntualidad, gusto por el detalle, responsabilidad e iniciativa.

Curriculum a la medida del puesto

Generalmente el curriculum se elabora para responder a una oferta específica, en la que se enumeran unos determinados requisitos, hay que centrarse en éstos, describiendo la experiencia al respecto. Igualmente, hay que priorizar los datos que validan al redactor para ocupar la vacante ofertada.

Información verificable

Las empresas quieren evidencias para saber si el candidato se ajusta a los requisitos, por tanto, no basta con decir "trabajo muy bien en equipo", debe demostrarse.

Se relacionan algunas pautas que deben tenerse presentes al preparar el curriculum:

  • Explicar el objetivo profesional.
  • Enunciar los logros alcanzados por el candidato en distintos trabajos.
  • Ocupar preferiblemente un folio o como mucho dos.
  • Guardar un mismo estilo: tipo y cuerpo de letra.
  • Envíar por e-mail y correo ordinario.
  • Incluir carta de presentación.
  • Cuidar la presentación: papel blanco o de color sin arrugar, buena impresión, corrección ortográfica, etc.
  • Leer al menos tres veces el currículum y pedir la opinión de un tercero.

    Periodos en blanco

    Además de la ortografía y la gramática, uno de los grandes puntos negros que suele tener un curriculum son los períodos en blanco. No da muy buena impresión encontrarse con un currículo que omite la actividad realizada durante tres o cuatro meses.

    Hay dos razones para explicar esos períodos. Primero, porque puedes levantar suspicacias y segundo, porque el reclutador puede encontrar un detalle interesante precisamente allí.

    Existen diversas maneras de elaborar un currículum. Las formas más utilizadas son la funcional y la cronológica, aunque es esta última la que se emplea con más frecuencia. Se ofrece un modelo de curriculum cronológico y en breve se facilitará también la plantilla de curriculum funcional.

    El currículum cronológico es el más indicado para personas que cuentan con una trayectoria profesional estable y ascendente, sin altibajos ni períodos en blanco injustificados. Este tipo de documento se centra más en los puestos desempeñados que en las habilidades adquiridas. La presentación de los empleos puede ir ordenada del más reciente al más antiguo o viceversa. Ambas maneras son válidas, aunque siempre es conveniente destacar en primer lugar aquel trabajo que tenga más relación con el puesto al que se opta.

    El curriculum tiene que mostrar la realidad. El objetivo es buscar una mejor manera de presentar la verdad, no mejorarla empleando palabras complicadas. Si la realidad es: “mi trabajo consistía en abrir el correo y contestar el teléfono”, no se puede cambiar por “responsable de la correspondencia con los clientes y comunicaciones externas”.

    Desde la aparición de Internet, la concepción del curriculum vitae como las dos hojas de papel en las que se expone la experiencia laboral, datos académicos y otros detalles es insuficiente. Los portales de empleo, además de mostrar ofertas de trabajo, de modo similar a la prensa, ofrecen la posibilidad de remitir el curriculum en formato electrónico. Las autopistas de la información han cambiado la manera en que las empresas y los candidatos a un puesto de trabajo se relacionan.

    Los formatos papel y documento electrónico de texto tienen una serie de reglas básicas a cumplir para convertirlo un instrumento efectivo. Se ha convertido ya en un uso habitual, escanear los curricula que se reciben en formato de papel. Es por ello, que tanto si se entrega personalmente o se hace llegar por el correo convencional, hay que prever la posibilidad de que se pueda escanear sin mayor problema. En este sentido, se sugieren los siguientes pasos:

  • Utilizar tipos de letra tradicionales. Times New Roman o Arial son dos fuentes seguras pero no las únicas. Helvética o Avant Grade, entre otras, son fuentes aceptadas por el escáner.
  • Tener en cuenta el tamaño de letra. El tamaño de fuente no debería ser menor de 10, aunque es preferible usar letra de tamaño 11.
  • Evitar los subrayados, algunas letras pueden cambiar de forma y alterar la lectura del escáner. Utilizar negrita o cursiva para resaltar datos.
  • Separar las secciones con un espacio en blanco. El escáner determinará el fin de la sección con esos espacios.
  • Evitar líneas verticales, el escáner las entenderá como letras. Tampoco utilizar columnas al estilo diario. El escáner lee de derecha a izquierda y puede unificar datos de diferentes secciones.

    Para mayor información o consultas: presidencia@aspm.es

    modelo_cv

  • Volver
    · secretaria@aspm.es ·


    ASPM
    Fecha de última actualización: 22/11/2014

    Copyright 2014 © - SERINA / GEOSCOPIO / POLITICA DE PRIVACIDAD



    Web desarrollada sobre GMM (Global Market Manager)